Se aplica la nulidad del contrato de una permuta financiera colocada a una empresa mercantil, debido a que el contrato “no era de fácil comprensión“.

La sentencia aprovecha para recordar a las entidades de crédito que las pymes también son clientes minoristas si carecen de conocimiento y experiencia financiera.

Dicha resolución tiene sentido bajo la premisa de que la entidad no proporcionó una información “clara, precisa y sin engaños“. Incurriendo en el incumplimiento de las exigencias informativas y del abuso de confianza por parte de la entidad financiera.

Puedes leer el impacto en la prensa completo, pinchando en la siguiente imágen correspondiente al medio:

el mundo financiero

 

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn