CFD’s contratos por diferencias unión europea

A las empresas de servicio de inversión especializadas en CFD’s (contrato por diferencias, del inglés) de la Unión Europea le está pasando factura la comercialización de este tipo de productos entre los perfiles minoristas, y es que las firmas especializadas en CFD’s se han desplomado en la Bolsa de Londres, según las últimas comunicaciones presentadas por los medios, tras conocerse que el regulador británico pretende endurecer la regulación relativa a este tipo de productos complejos y de tanto riesgo.

Y es que estamos hablando, como me he reafirmado en varias ocasiones, de productos financieros que contienen un muy alto nivel de apalancamiento; o lo que es lo mismo y más entendedor por los usuarios: el nivel de pérdida de capital y descapitalización del inversor o usuario  puede ser muy elevado. El inversor debe solamente depositar, normalmente, un 10 o 15% de las cantidades que desee invertir, lo que supone que si pierde no solamente va a perder el 10 o 15% sino también el resto (o más) sobre el que ha invertido.

Medidas contra los CFD’s en la Unión Europea

Según el FCA, el regulador británico, más del 80% de los inversores que operan con CFD’s no conocen realmente las características y verdadera naturaleza e implicaciones que tiene realizar la inversión. Por ello, no me resulta raro (pero sí tardío a mi parecer) que se tomen medidas restrictivas con el objetivo de endurecer la comercialización o el acceso de los consumidores minoristas a los CFD’s.

Algunas de estas medidas ya han sido aplicadas por parte de otros países vecinos. Por ejemplo, nuestro vecino inmediato, Francia, ha decidido prohibir la publicidad de este tipo de productos entre los consumidores minoristas. Y más restrictivo todavía, en Bélgica se ha directamente prohibido su suscripción con usuarios minoristas al considerar que tienen un perfil no adecuado.

Por su parte, el regulador inglés tiene en mente introducir advertencias de riesgo estandarizadas y hacer obligatoria la divulgación de los ratios de pérdidas de ganancias en las cuentas de los clientes; establecer límites de apalancamiento más bajos para clientes minoristas o directamente impedir que los proveedores usen cualquier forma de bonos o beneficios de negociación o apertura de cuentas para promover los ya conocidos CFD’s. Estas medidas nos afectarán ya que algunas de las empresas proveedoras de CFD’s operan desde UK en España.

En España se esperan nuevas medidas para los contratos por diferencias

En España tendremos que esperar todavía a ver cómo reaccionan nuestras instituciones, pues parece ser que los CFD’s o contratos por diferencias estuvieron restringidos y prohibida su comercialización hasta el año 2008, cuando se permitió al acceso a todo tipo de inversor.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn