Esta página utiliza cookies para mejorar su navegabilidad, si continúa estara aceptando la política de cookies.

Cómo se puede arruinar a un sistema financiero y a un país

Lo más dañino que le puede ocurrir a un sistema financiero y bancario es que, desde la Administración, no se le exija con contundencia y se le inste a que cargue con las responsabilidades que le toque asumir.

Que le pida la Administración española a la Unión Europea un rescate financiero para el sistema bancario por importe de decenas de miles de millones de euros, y no sea contundente en exigir a ese sector bancario, el cómo va a abonar esa ayuda extraordinaria, despejando la sensación que tenemos los ciudadanos de este país de que vamos a ser nosotros quienes asumamos el coste de su devolución, mientras nos llegan noticias de las escandalosas ganancias de ese sector bancario que sale inmune y que se ha negado a dar créditos durante la crisis, sin que la Administración haya sido contundente y dura en exigirle la devolución del dinero recibido a modo de rescate de la Unión Europea.

Un sistema financiero arruinado

Que el Estado español no sea lo suficientemente duro y sancionador para evitar que el sector financiero español sea el hazmerreír de la Unión Europea y cómo una República bananera en la que puede ocurrir que pequeños ahorradores hayan perdido sus ahorros de toda una vida debido a que el sector financiero les ha colocado tóxicos a diestro y siniestro, lo que les ha supuesto la ruina más bochornosa a los ciudadanos de este país, sin castigo ejemplar por las Autoridades monetarias, y con miles de Sentencias Judiciales (menos mal), en contra de esas prácticas nocivas, reprochándoles tan nefasto actuar.

sistema financiero arruinadoQue lejos de actuar el sistema de defensa de los intereses del país, haya sido el Tribunal de Justicia de la Unión Europea quien haya hecho de gendarme en España, declarando en Sentencias repetitivas la abusividad de prácticas, productos tóxicos, etc. Y el Estado Español haya ido a remolque de lo que se establece en los Tribunales Europeos, sin iniciativa propia, y ofreciendo un espectáculo lamentable, y más que grotesco ante nuestros socios europeos. Y lo que es peor, que encima nos lo pongan desde algún sector político como ejemplo al sector financiero.

No tomar medidas inmediatas y suficientes, que no tímidas, ante tanto desahucio, suicido y ruina de la sociedad española, que se está volviendo pobre, con la plena pasividad de bancos y escasa diligencia de los controladores del sistema financiero.

Tener que soportar día a día como se permiten actuaciones tan lamentables, patéticas y grotescas, no haciendo un ejercicio de responsabilidad y utilizar todas las fuerzas del Estado de Derecho como sería reformar el Código Penal y paralizar tan nefastas actuaciones que conllevan a la ruina material y espiritual de los ciudadanos de este país, configurando determinadas actuaciones como delictivas.

Que la Administración no establezca y produzca una legislación clara y determinante que impida nunca jamás volver al sector bancario a realizar las malas prácticas que tanto han dañado a este país.

Que la administración española no establezca un censo que determine un ranking “ganador” de las entidades financieras que han colocado más tóxicos, y que mayores reproches judiciales han recibido, al igual que se hace con los defraudadores de la Hacienda Pública, para el escarnio de dichas entidades financieras.

Y por último, que la administración española, en función de su facultad disciplinaria y reparadora, no establezca un sistema de fuertes sanciones que repercuta en beneficio del sistema financiero, piedra angular de la economía de mercado, para que cumpla con su verdadera finalidad social e apoyo a la economía.

Que no haga nada, Administración Española, o lo que es lo mismo, no haga suficiente, y en breve se encontrará que a lo peor puede ser que haya alimentado un sector que ha ido por mal camino y por no haber sabido enfrentarse a tiempo, o se haya convertido en un auténtico rehén del sector bancario, sin capacidad de control.

Dicen que el Presidente Barack Obama se desesperó en un mitin, y dirigiéndose a los bancos les dijo:

“A esos tipos les voy a pelear duro

¿Por qué no hacen lo mismo, señores del gobierno español?”

Les recomiendo por ultimo una película: La gran apuesta. Saquen conclusiones.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Anterior

“Responsabilidad penal y productos tóxicos” – Diario16

Siguiente

La aseguradora del Banco Sabadell condenada a devolver 300.000 euros

2 Comentarios
  1. jose

    Muy bien

  2. Javier

    Es lamentable ..pero cierto..?

Deja un comentario

Design by Bocetos Marketing