Esta página utiliza cookies para mejorar su navegabilidad, si continúa estara aceptando la política de cookies.

La nulidad de la Plusvalía: una realidad jurídica

nulidad plusvalia: realidad juridica

Lo que hasta hace unas semanas todavía se planteaba como una duda jurídica, lo ha aclarado recientemente el Tribunal Constitucional: no hay que pagar el impuesto de plusvalía municipal si hay pérdidas en la venta.

Es decir, en otras palabras – y como es lógico- solo se deberá pagar el impuesto de plusvalía si realmente existe un incremento o ganancia patrimonial en la venta. Si hay pérdida, no tiene ningún sentido el pago del llamado “impuesto sobre el incremento del valor de los terrenos de naturaleza urbana”.

A causa de la crisis, muchas han sido las familias que han tendido que, o bien vender su vivienda, o bien cederla a la entidad financiera mediante “dación en pago”.  En números oficiales, el impuesto de plusvalía recaudó solamente en 2015, 2.439 millones de euros.

El objetivo del impuesto sobre el incremento del valor de los terrenos, tal como reza su misma etiqueta, es gravar la revalorización de los inmuebles cuando son transmitidos, pero en la práctica lo que ha sucedido es que este impuesto se lo han colado –si se me permite la expresión- a todo ciudadano que ha vendido o trasmitido un inmueble de su propiedad.

Pero no debemos confundirnos: el Tribunal Constitucional no declara nulo el impuesto, sino que lo que hace es declarar la nulidad de su aplicación automática en todos aquellos casos en que realmente no existe una revalorización.

A palabras literales del máximo tribunal español, éste considera que el impuesto sobre el incremento del valor de los terrenos de naturaleza urbana vulnera flagrantemente el principio constitucional de capacidad económica en la medida en que no se vincula necesariamente a la existencia de un incremento real del valor del bien.

Esto es, por el simple hecho de haber sido titular de un terreno de naturaleza urbana durante un tiempo determinado, implicaría automáticamente y al momento de la trasmisión, el pago del impuesto; y este precisamente no es el hecho imponible que pretende gravar el impuesto.

Así pues, y tras la presión de las ya resoluciones firmes de varios Tribunales Superiores  de Justicia autonómicos, mediante Sentencia del pasado 11 de mayo de este mismo 2017, el Tribunal Constitucional español ha declarado la inconstitucionalidad y nulidad de los art. 107.1, 107.2ª) y 110.4 de la Ley Reguladora de Haciendas Locales.

Las consecuencias prácticas de ello son dos: en primer lugar, que a partir de ahora en las futuras ventas de los terrenos de naturaleza urbana, siempre que no exista la referida plusvalía en el precio, no se le podrá exigir al vendedor el pago de la contribución; y en segundo lugar y no menos importante, que todos aquellos usuarios que hayan formalizado ya la venta y hayan ejecutado el pago  de la plusvalía, podrán – siempre que se den los requisitos jurisprudenciales y se aporten los medios técnicos que lo justifiquen- reclamar su devolución íntegra.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Anterior

El gobierno español deberá cumplir las sanciones del TJUE por incumplir la normativa hipotecaria

Siguiente

Nulidad del impuesto de plusvalía municipal

7 Comentarios
  1. Fernando Marin

    Son varias las cosas que todavía no veo claras.
    1° decimos no se si correctamente, incremento del valor de los terrenos, y lo mezclamos con el valor del inmueble?
    2°El citado impuesto grava el incremento del valor Luego no habría que restar el valor de compra al valor de venta y en caso positivo aplicar el impuesto a la diferencia en caso de que la hubiera
    Dado que si no hay incremento no se cobra si lo hubiera debería de ser por la diferencia.
    3° Un incremento en el importe de venta efectivamente daría lugar al derecho de cobro, ¿ pero un pequeño incremento en el valor de compra y en un determinado tiempo se podría llegar a considerar plusvalia o minusvalía?
    4° En caso de una herencia que criterio se seguiría.

    • Buenos días Sr. Marín, a ver si le puedo contestar a sus dudas:
      En primer lugar, referirnos que lo que grava el impuesto es el cambio de valor (aumento en este caso) de los terrenos. Esto se mide a través de solicitar una actualización del catastro. Un primer indicio para pensar que realmente existe una devaluación es que precisamente el precio de inmueble también haya disminuido. Y ello se aplica a cualquier trasmisión (onerosa, donación o por herencia…). Saludos!

      • Luis Corro Garcia

        Los vendedores mayores de edad (65 años), están exentos de la plusvalia?

  2. Rosario Umbert Jove

    En el 2013 tras el fallecimiento de mi padrastro y madre tuvo que pagar una plusvalía de 2500 € más o menos mi madre falleció en el 2015 y para la admisión de herencia he tenido que pagar la plusvalía de la misma cantidad más o menos tengo derecho a su reclamación

    • Buenas tardes apreciada Rosario. Para saber si se tiene derecho a recuperar la plusvalía abonada en 2015 hace falta ver si existió realmente una perdida del valor del terreno. Haría falta que tuviera las escrituras de compraventa así como el valor actualizado a la fecha de trasmisión. Para cualquier cosa quedo a su disposición. Saludos!

  3. Luis Corro Garcia

    Los mayores de edad (65 años), están exentos de la plusvalia,?

Deja un comentario

Design by Bocetos Marketing